jueves, 21 de marzo de 2019

Panna cotta con gelatina de zumo natural de granada


En casa nos encanta la panna cotta, de hecho en el blog ya hay publicadas la receta de Panna Cotta con coulis de frambuesa, panna cotta de café y la cuajada de chocolate blanco con coulis de frambuesa (que en el fondo es prácticamente una panna cotta).

Esta vez, la hemos preparado con gelatina de zumo natural de granada en formato de pequeños vasitos.

Si os gusta la granada os animamos a probar esta receta.


Ingredientes para la Panna cotta

1 litro de nata para montar
100 g de azúcar glas (podemos sustituir unos 20 gramos por azúcar avainillado)
1 vaina de vainilla o 1 cucharadita de extracto de vainilla
La piel de un limón (sólo la parte amarilla)
4 hojas de gelatina sabor neutro (o su equivalente en polvo)

Ingredientes para la Gelatina de granada

300 ml de zumo natural de granada
3 cucharadas de azúcar
Una cucharada de zumo de limón
3 hojas de gelatina
Unos pocos granos de granada para decorar (opcional)


Elaboración de la panna cotta


Si la gelatina es en láminas la hidratamos poniendo las láminas de gelatina en un cuenco con agua fría durante 10 minutos. Y si vamos a emplear gelatina en polvo, la disolvemos en 4 cucharadas de nata.

En un cazo, echamos la nata, el azúcar, la vaina de vainilla qué previamente habremos abierto longitudinalmente o el extracto de vainilla y la piel del limón. Lo dejamos a fuego medio removiendo de vez en cuando. 


Cuando hierva lo retiramos del fuego y quitamos la piel del limón. Añadimos las hojas de gelatina escurridas o bien la gelatina en polvo que hemos disuelto con un poco nata. Damos vueltas con una cuchara de madera para que se mezcle bien la gelatina con la nata.

Echamos la mezcla en el molde o vasitos individuales qué vayamos a emplear y lo dejamos en el frigorífico  mínimo 3 ó 4 horas. También se puede preparar el día anterior.

Pasado este tiempo, la panna cotta habrá adquirido la consistencia necesaria y si la hemos hecho en  vasitos individuales ya le podríamos echar por encima el coulis. 

Elaboración de la gelatina de granada

En un plato hondo ponemos a hidratar las hojas de gelatina cubriéndolas con agua unos 10 minutos.

En un cazo ponemos el zumo natural de granada, el azúcar y el limón. Lo ponemos a fuego medio mientras removemos y cuando comience a hervir. Retiramos del fuego e inmediatamente añadimos las hojas de gelatina que habremos escurrido previamente y damos vueltas con una espátula de silicona hasta que esté completamente disuelta la gelatina.

Dejamos atemperar unos 15 minutos la gelatina, removemos de nuevo y la echamos con cuidado sobre los vasitos donde hemos preparado la panna cotta. Opcionalmente podemos decorar con unos granitos de granada.

Volvemos a poner los vasitos en el frigorífico y dejamos que la gelatina se cuaje un mínimo de 4 horas. Siendo aun mejor si lo preparamos el día anterior.

Sacamos de la nevera y a disfrutar. 

viernes, 15 de marzo de 2019

Red velvet Brownie cheesecake



Exquisita combinación de sabores y texturas entre el chocolate y la vainilla del red velvet entremezclado con el queso crema y con la densidad de un brownie.    

Estéticamente es muy vistoso y apenas se tarda en prepararlo, así que no hay excusa para no ponerse manos a la obra.


Ingredientes para el Red Velvet Brownie


2 huevos L

115g mantequilla pomada

160g azúcar blanquilla

20 g de azúcar avainillado

2 cucharaditas de extracto de vainilla

30g cacao puro en polvo

1 pizca de sal

1 cucharada de colorante rojo intenso

1/2 cucharadita de vinagre blanco

100g harina de trigo todo uso

50g de nueces tostadas y picadas (opcional)


Ingredientes para el Cheesecake


250g queso crema a temperatura ambiente

1 huevo L

60 ml de nata (opcional)

60 g azúcar

1/2 cucharadita de extracto de vainilla



Elaboración de la capa de red velvet brownie

En un cuenco amplio ponemos la mantequilla en pomada ( si no la tenemos en pomada bastaria con ponerla en un cuenco apto para microondas unos 20 segundos) y el azúcar. Con la ayuda de una batidora de varillas batimos hasta que comience a blanquear.

Añadimos el extracto de vainilla, el cacao previamente tamizado y la pizca de sal. Volvemos a batir.

Incorporamos el vinagre blanco para que además de esponjoso resalte aun más el color rojo y volvermos a batir (Aunque al echarlo nos va a oler a vinagre, después del horneado no se aprecia en absoluto).

Añadimos el colorante rojo y mezclamos bien hasta que quede homoguéneo.


Echamos un huevo. Batimos. Incorporamos el segundo huevo y batimos.


Añadimos la harina previamente tamizada y mezclamos con una espátula de silicona hasta que nos quede completamente integrada.


Forramos la base del molde con papel vegetal y engrasamos ligeramente los laterales del molde con un pincel de cocina humedecido con aceite de oliva.


Dejamos reservado 1/4 de la mezcla y el resto lo echamos en el molde.

Mientras preparamos la capa de cheesecake, vamos precalentando el horno a 180ºC.


Elaboración de la capa de Cheesecake


En un cuenco ponemos el queso crema y el huevo. Batimos.

Incorporamos el azúcar y la vainilla y volvemos a batir.


Echamos la mezcla sobre la capa de red velvet.


Por encima de la capa de cheesecake repartimos la masa de red velvet que habíamos reservado.

Con cualquier utensilio de cocina afilado o con un palillo hacemos dibujos sobre la masa a nuestro gusto.


Introducimos el molde en el horno a media altura con calor arriba y abajo y horneamos unos 30 minutos, comprobando primero que al pincharlo el palillo sale limpio.

Sacamos el pastel del horno y lo dejamos enfriar dentro del molde pero apoyado sobre una rejilla unos 15 o minutos.

Lo desmoldamos con cuidado y cuando esté completamente frío … a disfrutar.




** Hemos probado este pastel al poco de prepararlo habiéndolo dejado enfriar bien previamente y al día siguiente y a nosotros nos parece que está aun mejor si lo preparamos el día anterior a tomarlo, ya que los sabores están más asentados.



-->

viernes, 8 de febrero de 2019

Mandarinas confitadas



Las mandarinas confitadas caseras no tienen nada que ver con la mayoría de las que venden ya elaboradas. El procedimiento para prepararlas es un poco largo por los tiempos de espera, ya que hay que comenzar a prepararlas 48 horas antes de poder utilizarlas, pero es una receta es de lo más sencilla.

Para elaborar estas mandarinas confitadas hemos contado con mandarinas premium del abuelo, que son unas mandarinas sin tratamientos post cosecha y con un sabor delicioso. Además hacen el envío el mismo día que las recolectan y eso se nota tanto en el aroma como en su sabor.


Os animamos a que entréis en su web y podáis conocer un poco más su proyecto familiar que inicio su abuelo en el año 1956 en Tortosa (Tarragona) y que continua ahora de manos de sus nietos.
Estas mandarinas confitadas las he elaborado siguiendo la receta de naranjas confitadas de Sébastian Serveau que podéis encontrar en su libro Caprichos Dulces.


Ingredientes

6 mandarinas
1,5 litros de agua
650 g de azúcar + 400 g de azúcar
10 g de sal

Elaboración

En una cacerola grande ponemos 1 litro de agua y la sal.

Lavamos las mandarinas con agua y las secamos bien con un paño limpio.

Retiramos cada extremo de las mandarinas y lo desechamos. Cortamos las mandarinas en rodajas de 5 ml como máximo.

Incorporamos las rodajas de mandarina en el agua salada fría y lo ponemos a fuego fuerte y cuando comience a hervir las dejamos a fuego bajo durante 10 minutos. Esto lo hacemos para quitar el posible amargor que puedan tener las mandarinas en su piel.

Desechamos el agua salada de cocción y ponemos en un colador grande las rodajas para quitar los restos de sal de las mandarinas y lo ponemos bajo el chorro un chorro de agua abierto con poca intensidad para que no se rompa la pulpa.

Una vez escurridas las mandarinas las volvemos a poner en la cacerola, agregamos 650 g de azúcar y 500 ml de agua. Lo ponemos a fuego medio y cuando comience a hervir lo dejamos cocer a fuego lento durante 10 minutos.


Apagamos y retiramos la cacerola del fuego y la tapamos con papel film transparente un mínimo de 8 horas a temperatura ambiente.


Transcurrido el tiempo de reposo retiramos el film y añadimos 100 g de azúcar y volvemos a poner la cacerola a fuego medio durante 10 minutos. Apagamos y retiramos la cacerola del fuego y la tapamos con papel film transparente un mínimo de 8 horas a temperatura ambiente.

Este proceso que acabamos de hacer dos veces con sus dos tiempos de espera de 8 horas cada uno. En total hay que realizarlo 5 veces.

Escurrimos las rodajas de mandarina quitando el exceso de almíbar con los dedos.

Precalentamos el horno a 110ºC y mientras vamos disponiendo las rodajas de mandarina sobre la bandeja del horno en la que previamente habremos puesto papel sulfurizado. Horneamos durante 5 minutos (preferiblemente en modo ventilación si el horno lo admite). Sacamos la bandeja del horno, dejamos enfriar las rodajas de mandarina y... a disfrutar.

Podemos emplear las mandarinas confitadas en el postre que deseamos, por ejemplo yo las utilicé para elaborar este roscón de reyes.



martes, 5 de febrero de 2019

Vol au vent de preparado de pincho a la Donostierra y huevo hilado



Un pincho perfecto cuando tenemos poco tiempo pero queremos preparar algo sabroso en un momento. Lo podríamos hacer elaborando nosotros mismos el preparado de pincho a la Donostierra, que tampoco se tarda mucho, pero si tenemos muy poco tiempo lo podemos comprar preparado intentando coger uno de buena calidad.


El preparado básico del pincho Donostierra se elabora desmigando palitos de cangrejo y posteriormente mezclándolos con mahonesa. Pero a partir de la base podemos añadirle más ingredientes a nuestro gusto, por ejemplo unas gambas, un poco de cebolla picada, etc.



Ingredientes

Vols au vent
Preparado de pincho a la Donostierra
Huevo hilado


Elaboración


Con la ayuda de una cucharilla vamos rellenando cada vol au vent con el preparado Donostierra.


Cubrimos con huevo hilado y … a disfrutar.



jueves, 31 de enero de 2019

Canapés de paté de salmón ahumado, queso y jamón serrano coronados con anchoa




Si estáis buscando un canapé que puedas preparar con antelación y con una combinación de sabores de lo más suculento, aquí lo teneis.

No he indicado cantidades porque va en función del número de canapés a preparar y de la cantidad de relleno que nos guste poner.


Ingredientes


Pan de molde sin bordes

Queso Chéddar en lonchas

Queso blanco de Sándwich en lonchas

Mantequilla (opcional)


Jamón serrano en lonchas muy finas

Anchoas



Elaboración


Untamos una rebanada de pan de molde con una fina capa de mantequilla a temperatura ambiente para que sea más fácil de untar. Ponemos una loncha de queso blanco, encima una loncha de queso chéddar y sobre esta otra loncha de queso blanco.

Untamos otra rebanada de pan de molde con mantequilla y colocamos el lado de la mantequilla encima de la loncha de queso blanco.

La parte superior de la rebanada de pan de molde la untamos con el paté de salmón ahumado, encima del paté colocamos unas lonchas finas de jamón serrano.

Untamos otra rebanada de pan de molde con el paté de salmón y colocamos el lado que acabamos de untar con paté encima de la loncha de jamón.

Se envuelve cada Sándwich en papel film y se deja enfriar en el frigorífico preferiblemente un mínimo de 4 horas para que el Sándwich coja consistencia y lo podamos partir mejor.

Retiramos el papel film y con un cuchillo para pan cortamos cada Sándwich en 9 cuadraditos.

Terminamos el canapé colocando una anchoa en la parte superior. Opcionalmente les podemos poner un pincho especial para canapés como los que veis en la foto y … a disfrutar.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...