Lo mejor de la gastronomía en:

martes, 21 de marzo de 2017

Tarta de Limón con queso crema y leche condensada (sin horno)


Es una tarta muy sencilla de preparar, no necesita horno y es perfecta para dejarla preparada el día anterior, ya que así estará más cuajada y asentada.

Ingredientes (molde de 20cms)

Para la base
 
360 g de Sobaos pasiegos
100 g de mantequilla en pomada

Para la crema
 
500ml de nata para montar
200 g de queso tipo crema
390 g de leche condensada
1 sobre de gelatina de limón en polvo 10Kal
El zumo de un limón

Para la cobertura

200 g de Lemon curd
350 ml de agua
1 sobre de gelatina de limón en polvo 10Kcal


Elaboración


Desmenuzamos los sobaos pasiegos hasta casi hacerlos migas y los ponemos en el vaso de la batidora. Los batimos.

Añadimos la mantequilla en pomada que habremos dejado fuera del frigorífico unas horas antes. Batimos de nuevo.

Forramos la base de un molde desmoldable con papel vegetal especial de cocina (para desmoldarlo mejor).

Cubrimos de manera uniforme la base del molde con la masa de sobaos y mantequilla, ayudándonos con una cuchara. Lo reservamos dejándolo en el frigorífico para qué se endurezca un poco.



En una cazuela echamos la nata, el queso crema, la leche condensada y la gelatina en polvo. 

Batimos para que se mezcle todo bien y lo calentamos unos 3 ó 4 minutos a fuego bajo. 

Retiramos del fuego añadimos el zumo de un limón y mezclamos todo bien. Lo dejamos atemperar unos minutos.

Sacamos de la nevera la base de sobaos pasiegos y echamos la crema que hemos preparado por encima de la base. Lo volvemos a dejar en la nevera.

Antes de poner la capa de cobertura, habría que esperarse hasta que la tarta esté completamente cuajada, un mínimo de 3 horas. (En la siguiente foto vemos una imagen de la tarta si la desmoldamos sin echarle la cobertura, pasado el tiempo de espera).


Si le vamos a poner cobertura, después de esperar el tiempo mínimo de cuajado, calentamos a fuego medio en un cazo pequeño el lemon curd junto con el agua y el sobre de gelatina de limón y damos vueltas continuamente para que se disuelva bien la gelatina y el lemon curd. Esto nos llevará unos 3 minutos. Retiramos del fuego y lo dejamos atemperar unos minutos. Posteriormente lo echamos con cuidado en la tarta que tenemos en el frigorífico y lo continuamos dejando en la nevera para que se cuaje la cobertura y se asiente toda la tarta, preferiblemente de un día para otro. Desmoldamos con cuidado y emplatamos.



5 comentarios:

  1. Que rica tenía que estar, este tipo de tarta merece la pena probarlas, suelen ser muy agradecidas.

    ResponderEliminar
  2. Que buena !! tengo un tarro de lemón courd que tenia que gastar y ya se en que ,se ve deliciosa
    besitos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta como te ha quedado y me gusta mucho el sabor del limón ya que lo encuentro muy refrescante.
    Besos,

    ResponderEliminar
  4. Buffff, que pedazo de tarta, me encanta el sabor a limón y es una maravilla no tener que usar el horno, porque anda que no consume jeje. Suelo hacer una parecida pero siempre hay algunas cosas diferentes y eso es genial porque así probamos cosas nuevas.
    Un abrazo 😉

    ResponderEliminar
  5. Ummm que buena!!! Me encantan estas tartas y con sabor a limón que buena!!
    Besoss

    ResponderEliminar

Bienvenidos a nuestro blog de recetas Vino y Miel.

Nos encanta que os paséis por el blog y leer vuestros comentarios, nos hacen mucha ilusión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...