Lo mejor de la gastronomía en:

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Sangría


Según el Diccionario de la Lengua Española (Vigésimo segunda edición, año 2001), La definición de sangría es: Bebida refrescante que se compone de agua y vino con azúcar y limón u otros aditamentos.

La sangría es un clásico del verano en España y Portugal, además de ser popular en todo el mundo. La verdad es que una buena sangría bien fresquita resulta para muchos de lo más apetecible.


Sólo hay que dejar macerar la fruta un mínimo de 4 horas. Si tenemos que preparar la sangría con más antelación, lo mejor es que la dejemos en el frigorífico para que la fruta no llegue a fermentar. Además preparada de un día para otro está más rica todavía.


Es muy importante elaborar la sangría con un vino que nos beberíamos perfectamente, por ejemplo un vino joven ó roble afrutado de la variedad de uva Garnacha ó tempranillo. También hay quien prefiere la sangría cuando está hecha con un vino embocado. 


La fruta tiene que estar en su mejor punto de maduración. Se puede echar el hielo un poco antes de servirla y hasta entonces la mantendremos refrigerada.


Ingredientes


2 botellas de Vino tinto joven ó roble (1,5 litros en total)
4 Melocotones
4 Naranjas de zumo
5 Limones
8 cucharadas de azúcar y 8 cucharadas de agua
2 palos de canela.
Un chorrito de moscatel (opcional)
Un vaso de gaseosa (opcional)
Un platano(opcional)
Una manzana(opcional)
Unas fresas (opcional)

Elaboración


Calentamos en un cazo el agua con el azúcar hasta que el azúcar se disuelva, elaborando así un almíbar ligero. Esto no nos llevará más de 2 minutos.


En un recipiente amplio, ponemos el vino, el almíbar y el zumo de 3 naranjas y 4 limones. 


Removemos con una cuchara de madera.

Pelamos y cortamos los melocotones en trozos y los añadimos al recipiente.


Partimos en rodajas y posteriormente en medias rodajas el limón y la naranja que hemos reservado. Unas vez partidas las incorporamos a la mezcla anterior aunque también podemos añadir las medias rodajas, justo cuando tengamos la sangría en la jarra de servir.


Ponemos un par de palos de canela, y dejamos que repose un mínimo de 4 horas para que el vino se impregne con todos los aromas y sabores de la fruta.



Una vez haya macerado, con un cucharón vamos echando la sangría y los trozos de fruta en una jarra y añadimos hielo al gusto unos 10 minutos antes de servir la sangría.

También se pueden hacer los hielos con una mezcla de zumo de limón y naranja, agua y un par de cucharadas del almíbar ligero que hemos preparado. De esta forma enfriamos la sangría sin aguarla en exceso.


Opcionalmente, se podría añadir cuando tengamos la sangría en la jarra, un chorrito de moscatel, de gaseosa ó de agua con gas, ó incluso algo más de zumo limón ó naranja.

Y por supuesto que una vez terminada la sangría nos podemos comer la fruta.

 









1 comentario:

  1. Hoy la hemos tomado en la comida, y esta divina, yo el alcohol no lo aguanto, pero dela mesa al sofá y me he dormido dos horas, sin dolerme la cadera, me operan el mes que viene, y le digo a mi marido que los borrachos tienen que estar felices¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ porque con un montón de pastillas para el dolor y me despierto del dolor, con la sangría duermo como una bendita, en mi vida he tomado tanto vino, besos

    ResponderEliminar

Bienvenidos a nuestro blog de recetas Vino y Miel.

Nos encanta que os paséis por el blog y leer vuestros comentarios, nos hacen mucha ilusión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...